Páginas rectificadas de mi diario personal

[¿Hasta dónde verdad y cuánto de imaginación?, mejor no decirlo. La ficción es una forma de vivir tan válida como otra cualquiera. Tantas veces la realidad traía algo que no vivimos, tantas veces mucho de lo que vivimos no era como pensábamos. Este personaje, contrario a lo que decía en aquel entonces, ya no está más en este país. En cambio yo, que tantas oportunidades tuve, me quedé.  Eso, somos páginas rectificadas.] Seguir leyendo “Páginas rectificadas de mi diario personal”

Anuncios

Dazra por dentro, por Carlos Manuel Álvarez

En uno de los textos más notables de Habana por dentro, Dazra Novak, autora del blog, toma una foto de la casa en altos que queda justo en frente del cementerio Colón. Novak en silencio, Novak observadora, Novak que aprieta el obturador y por un momento piensa lo que nadie más ha pensado en medio del vertiginoso trasiego de 23 y 12. Es, evidentemente, una casa inhabitada, se dice Novak. Seguir leyendo “Dazra por dentro, por Carlos Manuel Álvarez”

El mundo al revés

[Confieso que nunca me he atrevido a escribir para los niños. ¡Los niños son tan inteligentes, tan hábiles, tan sabios! Lo único parecido a escribir literatura infantil me ocurrió en 2009, y fue algo más bien mágico. Digo me ocurrió porque yo simplemente estaba en casa de Darsi, una amiga que vivía con su hijo de ocho años, el pequeño Martín, a quien tuve que cuidar un rato, si mal no recuerdo, porque ella tenía un compromiso. Martín debía estudiar su intrumento, el violín, pero no había manera de convencerlo. Y le dije Seguir leyendo “El mundo al revés”

Making of (16) ¿Qué tiene que sigue ahí?

Y el taxista que frenaba en L, frente al cine Yara cuando, antes de bajar recto para más adelante incorporarse a la avenida Línea un muchacho, junto a su novia, le hacía una seña y el taxista negaba con la cabeza: no, no iba para la Víbora, iba en dirección contraria, hacia el paradero de Playa, hasta Flores, la zona de los ricos de verdad. Amelia era el único pasajero hasta el momento, la cosa estaba mala y el chofer ¿Viste el gesto que hizo? Seguir leyendo “Making of (16) ¿Qué tiene que sigue ahí?”

Elogio de la risa

 

Hace algunas noches, entre cervezas y un disco de Van van, anuncié que me compraría un apartamento. Pequeño, pero confortable, piso alto y con vista al mar. “Se te subió el alcohol a la cabeza”, dijo alguien. En realidad me encantaría una casa de los ´50, rematé, con un jardín grande donde hacer esa tertulia delmontina que tanto deseo. Ahí comenzó todo: mis amigos se rieron de mí. Seguir leyendo “Elogio de la risa”

Making of (15)

—Raulito, habla bajito nené, que molestas a la muchacha —y lo agarraba por el brazo, así, demasiado suave para mi gusto—. Quédate tranquilito.

Y Raulito que no dejaba de joder haciendo que el soldadito caminara por el espaldar de mi silla, que no molestaba tanto si no fuera porque también daba patadas en el asiento y yo con ganas de mandarlo para la mismísima mierda porque ¿acaso ella no se daba cuenta de que el maestro estaba hablando y ninguno de los dos me dejaba oír? Seguir leyendo “Making of (15)”

Cuando una cubana suelta la chancleta…

 

¿Alguien piensa hoy en el lenguaje cubano de los gestos y sus consecuencias? Por ejemplo, una cubana que amenaza con quitarse la chancleta es tan efectiva que automáticamente nos ponemos a buen recaudo. Como aquel que dice: “recogemos pita”, ponemos tierra de por medio, le damos la razón –aunque no la tenga- y no ofrecemos oportunidad alguna de que nos muestre “lo que Cuba lleva dentro”. Seguir leyendo “Cuando una cubana suelta la chancleta…”