Making of (9)

Quedaba un solo huevo en el refrigerador y yo iba a freírlo, a ver si se entiende que esto es muy difícil de entender. Solo había un poquito de aceite y se suponía que debería estar atenta porque el más mínimo error me costaría un huevo, pero el televisor está muy cerca y pusieron al lobo persiguiendo a la liebre (niepacachi o deja que te coja), el tío Stiopa, y eso a mí se me pegó de los rusos, que son muy sentimentales. En eso el cartero Fogón trajo esa encomienda para vuestro muchacho, se me salió una lágrima y para cuando me vine a dar cuenta ya era demasiado tarde, había empezado la mesa redonda y mi huevo se había quemado.

Anuncios