Pobreza

[El abuelo de una amiga, un viejito sonriente que trabajó toda su vida como jardinero, contaba que en su natal Pinar del Río era sabido por los mayores que cultivaban la tierra: si siembras sentado, el árbol no crece mucho. Me quedó dando vueltas en la cabeza y luego lo solté en una de mis libretas de notas. Tiempo después, salió este minicuento.]

“Pobreza”

 

–Si te sientas antes de echar las semillas es mejor –había dicho el viejo Edenio-, porque así la mata no se va en vicio y después agarras los cocos con la mano, sin tener que encaramarte.
El muchacho los espiaba detrás de las tablas carcomidas. Salió corriendo. Se sentó. Sembró las monedas que le quedaban. Y se dispuso a esperar.

 

Anuncios